Spinetta y las pinturas de Van Gogh.

“Cantata de puentes amarillos”:

“He encontrado una cosa curiosa, como no lo haría todos los días. Es un puente levadizo con un cochecito amarillo y un grupo de lavanderas”,
Vincent Van Gogh.

Luis Alberto Spinetta compone para Artaud (1973) un tema de lo más surrealista y magnífico.
Si bien aparece como un álbum de Pescado Rabioso, el grupo ya se había separado y el flaco reúne viejos amigos de su época de Almendra para crear un clásico del rock nacional. Cantata de Puentes Amarillos, himno al arte y a la interrelación de sus ramas; un tema inspirado en las tantas cartas de Van Gogh a su hermano Theo, los famosos cipreses y el amarillo Vincent. He aquí un ínfimo comentario. La interpretación queda por parte de cada uno.

Todo camino puede andar
Todo puede andar…
Con esta sangre alrededor
no sé que puedo yo mirar
la sangre ríe idiota
como esta canción
¿ante qué?

Ensucien sus manos como siempre
Relojes se pudren en sus mentes ya
y en el mar naufragó
una balsa que nunca zarpó
mar aquí, mar allá

En un momento vas a ver
que ya es la hora de volver
pero trayendo a casa todo aquél
fulgor
¿y para quién?

Las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover

sube al taxi, nena
los hombres te miran
te quieren tomar
ojo el ramo, nena
las flores se caen, tienes que parar
Ví las sonrisas muriendo en el
carrousell
Vi tantos monos, nidos, platos de
café
platos de café, ah

Guarda el hilo, nena
guarden bien tus manos
esta libertad
ya no poses, nena
todo eso es en vano
como no dormir

Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo tiempo por pasado fue mejor
mañana es mejor
Aquellas sombras del camino azul
¿dónde están?
yo las comparo con cipreses que ví
sólo en sueños
y las muñecas tan sangrantes
están de llorar
y te amo tanto que no puedo
despertarme sin amar
y te amo tanto que no puedo
despertarme sin amar

¡No! nunca la abandones
¡No! puentes amarillos
Mira el pájaro, se muere en su jaula
¡No! nunca la abandones
Puentes amarillos, se muere en su jaula
Mira el pájaro, puentes amarillos
Hoy te amo ya
y ya es mañana
Mañana
Mañana
Mañana

L. A. Spinetta.

“Los cipreses me preocuparon siempre; quisiera hacer con ellos una cosa como las telas de los girasoles”.

Vincent Van Gogh:

“Un pájaro enjaulado en primavera sabe poderosamente bien que hay algo para lo cual serviría, siente poderosamente bien que hay algo que hacer, pero no puede hacerlo.
¿Qué será? No lo recuerda bien: luego, tiene ideas vagas y se dice: los demás hacen sus nidos y tienen sus pequeños y los crían y luego se golpea el cráneo contra los barrotes de la jaula. Y la jaula queda ahí y el pájaro está loco de dolor….
– Ese es un holgazán – dice otro pájaro que pasa, ése es una especie de rentista.
Empero el prisionero vive y no muere, nada aparece por fuera de lo que le pasa adentro; está bien de salud, está más o menos alegre bajo los rayos de sol. Pero viene la estación de las migraciones. Ataque de melancolía.
Sin embargo –dicen los niños que lo cuidan en su jaula–, tiene todo lo que necesita…
Pero él sigue mirando, afuera, el cielo hinchado, cargado de tormenta, y siente, dentro de sí, rebelión contra la fatalidad.
Estoy enjaulado, estoy enjaulado… y por lo tanto, no me falta nada. Imbéciles…
Ah, por piedad, la libertad ¡Ser un pájaro como los demás pájaros!”
Vincent Van Gogh.

Descubrir este tema es descubrir nuevas luces, es hermoso e inspirador.

Es el tema central del album Artaud, en el que Spinetta decide crear una especie de antídoto a toda la negatividad que Antonin Artud expuso en su obra. Después de leer, Heliogábalo o el anarquista coronado y Van Gogh, el suicidado por la sociedad, ambos ensayos del ya citado poeta, Antonin Artaud, Spinetta decide crear algo en lo que pueda expresarse acerca de la obra de Artaud.

Así nace Cantata de puentes amarillos. Spinetta alguna vez dijo que la sangre en la que habla al comienzo de la canción significa la sangre de Van Gogh al cortar el lóbulo de su oreja, y la sangre de Heliogábalo al morir ahogado, luego de haber sido golpeado y tirado a las letrinas de la ciudad. Luego, en la mitad de la canción, expresa su optimista punto de vista acerca del futuro con el famoso: Aunque me fuercen yo nunca voy a decir que todo el tiempo por pasado fue mejor, mañana es mejor. Y concluye diciendo que nunca abandonemos nuestros sueños, que miremos como el pájaro muere en su jaula.
Cantata de puentes amarillos es una obra maestra, desde sus versos hasta su compleja composición musical.

Existe una obligación casi historicista a la hora de escribir de música, de investigación del pasado más reciente y de búsqueda en las discografías para rescatar ciertas joyas que en algunos casos no son del todo reconocidas. Iremos al grano:Artaud (Talent/Microfón, 1973) es uno de los mejores discos de rock en español y ‘Cantata de puentes amarillos’ el mejor exponente de una figura tan necesaria como la del Flaco, Luis Alberto Spinetta.

A menudo se ha desentramado la gran apuesta de Spinetta por llenar de luz un mundo de sombras y locura como era el de Antonin Artaud. Basado en los escritos de Artaud sobreVan Gogh, el tema central del disco es a menudo comparado con uno de los cuadros más luminosos del pintor neerlandés. El propio Spinetta, además, reclamó el ensayo deHeliogábalo como su punto de partida. Todos personajes, empezando por el mismo Artaud, que viven rodeados de un mundo de soledad, crueldad e incomprensión

Las almas repudian todo encierro
las cruces dejaron de llover”.

La violencia que se vive en Sudamérica genera una contestación a través del arte, de la música que, –al contrario que en otros países como España–, supuso un método de repudia social a las dictaduras.

Con esta sangre alrededor
no sé que puedo yo mirar
la sangre ríe idiota como esta canción”

Todo el pasado, el presente y el futuro del rock argentino se relatan a lo largo de los más de nueves minutos que dura. El estado de gracia en el que se mezclan distintos movimientos y géneros dentro de la misma canción recuerda al surrealismo en el que se inspira. Como si fuera una cantata clásica, el propio Spinetta va mutando a medida que se imbuye de toda esa poesía. Modifica los tiempos, introduce instrumentos, se hace los coros a sí mismo… ¿Cuántas voces desprotegidas asume como suyas el propio Flaco? ¿Cuántos giros da el propio tema hasta llegar a la progresión final, en búsqueda de los puentes amarillos?

A menudo se ha encumbrado Artaud como el mejor disco de la historia del rock argentino. Desde aquí, pasados más de cuarenta años desde que vio la luz, no podemos sino arrodillarnos. Alabado sea Luis Alberto, El Flaco, Spinetta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s