Charlie Watts vive en su legado imprescindible.

Destacado

En 2004, Watts fue tratado por cáncer de garganta en el Royal Marsden Hospital de Londres y se le dio el visto bueno después de una batalla de cuatro meses con la enfermedad, que involucró seis semanas de tratamiento intensivo de radioterapia. Watts fue diagnosticado después de descubrir un bulto en el lado izquierdo de su cuello. Los médicos realizaron una biopsia que confirmó que el tumor era maligno y le diagnosticaron cáncer de garganta en junio de ese año. Su portavoz dijo en ese momento que el tratamiento de Watts no había interferido con ningún plan de gira o grabación para el grupo, que se ha estado relajando entre compromisos laborales.